Departamento de Formación Religiosa

La Formación Religiosa en niños y jóvenes propende por la vivencia de principios y valores de la religión católica, y es en la vivencia cotidiana de: la honestidad, la solidaridad, la compasión y la entrega a los demás, a través del mensaje de Cristo como expresión del servicio, que ellos enriquecen su dimensión espiritual a lo largo de la escolaridad.

Como expresión de la vivencia de su fe, preparamos y celebramos con los niños los Sacramentos de la Reconciliación y la Primera Comunión en 3° de primaria.  Con los jóvenes celebramos la reafirmación de su fe católica a través del sacramento de la Confirmación en 9° grado.

Primeras comuniones

Confirmaciones

Durante el año, los estudiantes de los distintos cursos acceden al Sacramento de la Reconciliación y a la Eucaristía. El enfoque ecuménico del área convoca al diálogo que enriquece el crecimiento mutuo y de respeto entre cristianos católicos y otras creencias.

Programa de Creatividad, Actividad y Servicio (CAS)

El Programa CAS (Creatividad, Actividad y Servicio), hace parte del Diploma de Bachillerato Internacional. En el Gimnasio se inicia desde el preescolar y está integrado al proyecto de vida de los estudiantes.

El propósito del programa es que, desde los primeros años, los niños alineen su proyecto de vida con el servicio, propio de las nuevas generaciones como señales concretas de solidaridad y sana convivencia.

CAS se convierte en un valor agregado en la formación que ofrece el Gimnasio Vermont para los estudiantes, las familias y la sociedad.  Así, formamos “líderes comprometidos con la transformación del país y ciudadanos del mundo”.

Lo anterior es posible pues nuestros estudiantes reciben en este programa las herramientas para responder a las necesidades específicas de la Comunidad global, como una demostración de actitudes y valores aprendidos en su formación religiosa, para participar en la construcción de un mundo más humano y justo atendiendo al cuidado de la Casa Común, propuesta por el Papa Francisco en la Encíclica Laudato Sí’.

La formación en la autonomía y en el servicio hace que se sientan reconocidos como personas, que tengan la generosidad y apertura en sus mentes y en sus corazones, para albergar a los más necesitados en sus vidas. A partir de estos principios, nuestros estudiantes establecen vínculos con distintas fundaciones y comunidades dejando una huella de solidaridad, amor y respeto. 

Deja una respuesta