Coeducación con perspectiva de género

Estudios de género en educación, nuestras investigaciones y la experiencia a partir de 1997, nos han permitido corroborar que niños y niñas aprenden de manera diferente porque tienen procesos diferenciados de maduración, estilos de aprendizaje, intereses, habilidades y motivaciones propias de cada género. Por estas razones, hacemos pertinente la estrategia pedagógica en el aula, según el género.

A partir de esta premisa, el Gimnasio Vermont diseñó un programa de coeducación con perspectiva de género, en el cual niños y niñas reciben sus clases en aulas separadas; a partir de este enfoque se generan estrategias específicas para ellos y ellas que responden al currículo institucional. Al final del proceso, por caminos paralelos, pero no idénticos, los estudiantes obtienen óptimos resultados académicos.

Así mismo, al compartir los demás espacios propios de la vida escolar: el recorrido del bus, los descansos, el almuerzo, las actividades culturales, científicas, deportivas, artísticas, lúdicas y actividades extracurriculares, entre otras, que favorecen de manera espontánea y natural los procesos el desarrollo de las habilidades sociales e interpersonales entre niños y niñas. Estos espacios y situaciones que ofrece el colegio potencian sus talentos y habilidades en el encuentro con el otro. De esta manera se favorece el papel de la escuela en el proceso de generar relaciones respetuosas, afectuosas y equitativas entre ellos, de acuerdo con la realidad del siglo XXI.

Otras oportunidades que consolidan el encuentro están presentes en las salidas pedagógicas: nacionales e internacionales, que de acuerdo con el programa establecido por el colegio les permite, durante días, semanas o el mes, vivir experiencias de integración que afianzan sus habilidades interpersonales con el otro y momentos memorables de grata recordación.

A su vez el tradicional Festival de las Artes y en los festivales de teatro se articulan:

En torno a la música niños y niñas integran la orquesta, las bandas y el coro. Las clases previas y los ensambles son una excelente oportunidad para que compartan la pasión y el gusto por su instrumento y la música. Asimismo en las danzas, en la coreografía requiere el trabajo de pareja y de grupo. En el montaje teatral participan personajes femeninos y masculinos que representan la obra. Y en la creación de la escenografía participan por igual ellos y ellas. Experiencia que también viven en los festivales de teatro.

No menos importante es el encuentro en otro escenarios como el Modelo de las Naciones Unidas (VMUN), el Euromodelo y la participación democrática en el Gobierno Escolar (Personería, Consejo Estudiantil, Comité de Convivencia, entre otros) y demás actividades propias del Programa de Bachillerato Internacional.

Celebraciones especiales de la vida escolar como el GV Day, Easter Bunny, Halloween, Thanksgiving Day y Christmas Day.

Esta relación entre los niños y niñas se enmarca en la visión humanista del colegio que propende por el encuentro de hombres y mujeres que valoran y respetan la diferencia.